DISTRIBUCIÓN

La correa de distribución del coche es la encargada de asegurar la sincronización entre la fase de admisión de la mezcla aire-carburante (árbol de levas) y el movimiento de las válvulas con la rotación del cigüeñal y el movimiento de los pistones. En general, es un elemento del coche al que no solemos prestar mucha atención por su larga duración y descuidamos su mantenimiento. Sin embargo, es de vital importancia hacer un seguimiento de su estado y cambiarla como método de prevención, puesto que su rotura puede provocar graves consecuencias en el vehículo. Si no sabes cuándo se debe cambiar la correa de distribución del coche, a continuación te damos las claves.

1. Se pueden diferenciar tres tipos diferentes de distribución:

  • Distribución por engranajes. Es el menos utilizado y no acostumbra a tener mantenimiento.
  • Distribución por cadena. Algunos vehículos utilizan este sistema por cadena metálica porque no suele requerir sustitución, aunque puede cambiarse a partir de los 350.000 km.
  • Distribución por correa dentada. Es el sistema más común y requiere de un seguimiento y mantenimiento para evitar su rotura. 

2. Lo cierto es que no existe un intervalo de tiempo exacto para cambiar la correa de distribución puesto que no hay un límite de duración establecido. Para saber con exactitud cuándo debemos cambiar la correa de distribución deberemos consultar el manual de nuestro vehículo, ya que cada marca tiene estipulados un número de kilómetros aproximados a los que debe realizarse el cambio de la correa.

3. No obstante, hay una norma general que determina que la correa de distribución deberá cambiarse entre los 100.000 y 120.000 kilómetros recorridos, aunque esto puede variar en función de lo dicho en el paso anterior. Para mayor seguridad, es recomendable cambiarla 5.000 o incluso 10.000 kilómetros antes de lo estipulado por la marca del vehículo.

4. No hay un precio “estandar” para el cambio de correa, ya que depende muchísimo del coche y motor en cuestión. Estamos hablando de un trabajo que puede oscilar entre los 300 y los 1.000 euros para un “coche normal”, ya que el precio del kit y la cantidad de mano de obra requerida es muy variable. 

5. No realizar un mantenimiento de la correa de distribución puede suponer una rotura de la misma. ¿Qué ocurre cuando la correa de distribución se rompe? Que se produce una parada del motor y daños irreversibles en la parte superior del motor. Los pistones llegan a tocar las válvulas dando como resultado válvulas dobladas, árbol de levas torcido, parte superior de los pistones dañada, bielas dobladas, etc, dando como resultado una reparación que suele rondar una media de 1.500 a 2.000 euros, pudiendo llegar en algunos casos hasta los 6.000 euros.

 

More in this category: « Neumáticos